Revelan que Sánchez Cerén mandó a ejecutar a miles de sus propios compañeros guerrilleros para lograr sus objetivos

0
1631
Revelan que Sánchez Cerén mandó a ejecutar a miles de sus propios compañeros guerrilleros para lograr sus objetivos
Revelan que Sánchez Cerén mandó a ejecutar a miles de sus propios compañeros guerrilleros para lograr sus objetivos

Reciente investigación revela que el expresidente de la República bajo la bandera del partido FMLN, Sánchez Cerén ordenó a ejecutar a miles de sus propios compañeros en la guerrilla para lograr sus objetivos y la de otros dirigentes.

La muerte de Mayo Sibrián fue el 01 de abril de 1991. Sibrián era comandante del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), estuvo preso en las bartolinas de la fuerza armada en 1984 y fue liberado en octubre de 1985. Mayo era un hombre duro, y luego que salió de la cárcel se trasladó a la zona paracentral, en ese mismo lugar, él organizó un escuadra especial para tratar los casos de infiltración, pero al estar a cargo de ese grupo; Mayo llegó a un grado de desconfianza exagerada, ya que todo lo que realizaba era secreto y únicamente informaba a la comandancia de las FPL del sistema inquisitivo que tenía establecido, y esta le correspondían los mensajes que él mandaba; de tal manera que estaba autorizado por los cinco comandantes del FMLN y sabían de lo que él estaba haciendo.

Además se dijo que entre los crímenes que se le adjudicaron al comandante Mayo Sibrián, fue el asesinato de 15 niños entre las edades de 12 a 17 años provenientes del volcán de San Vicente; además según testimonio del comandante Goyo (Pablo Parada Andino), relató las ejecuciones de 300 combatientes y otros 306 civiles, colaboradores de la guerrilla, familiares de combatientes y milicianos de la zona, según cifras que Goyo, recibió de Mayo Sibrián.

- Advertisement -
Copiar

Goyo narró cómo brutalmente interrogaron a los militantes y que también incluyeron la decisión de quebrarle las piernas y los brazos a unos para que confesaran la traición.
Fue una espantosa matanza de combatientes a manos de sus propios jefes, bajo la acusación de ser infiltrados, en el frente paracentral del FMLN dominado por las FPL.
Estos crímenes se los demandaron únicamente al comandantes Mayo Sibrián, pero no obstante Miguel UV, quien fuera radista de Mayo Sibrián cuenta que «Sibrián solicitaba la autorización de Sánchez Cerén…cuando Mayo le decía: Tenemos cuarenta capturados de las redes enemigas. Poco después llegaba la respuesta de Sánchez Cerén y siempre era la misma: ´Ejecútenlos´».

Las investigaciones apuntaron a que Sibrián le mandaba a Sánchez Cerén toda la información de lo que estaba haciendo. Todos los días mandaba mensajes y cada trimestre enviaba un paquete de informes. No era nada oculto lo que se hacía en el frente paracentral, afirmó Juan Patojo, quien dice que conoció a 300 de las víctimas.

Más adelante, las denuncias de los crímenes llegaron hasta la comandancia general del FMLN y Francisco Jovel, «Roberto Roca», del Partido Revolucionario de los Trabajadores Centroamericanos (PRTC), amenazó con renunciar si no se les ponía paro pues no era posible que todos fueran infiltrados, ante lo cual Sánchez Cerén prometió investigar y en las misma indagaciones acusaron a Mayo Sibrián de la muerte de los combatientes y colaboradores de la guerrilla, además de divulgar información a enemigos.

Por dicha razón fue suspendido de todos sus cargos políticos y militares que ostentaba y posteriormente fue ejecutado el 01 de abril de 1991.
La muerte de Mayo Sibrián según las investigaciones se le aglutino a la Comisión Política de las FPL y un autor principal al comandante González, Leonel sinónimo de Salvador Sánchez Cerén, con el tiempo Cerén negó todas las acusaciones validándose que la Comisión de la Verdad de la ONU no lo acusó por los hechos.

- Advertisement -
Copiar